La magia de las caipis

Sin ninguna intención de hacer apología del chupi ni incentivar el consumo de bebidas espirituosas, me declaro fiel creyente de que un buen trago tomado a tiempo y en buena compañía, salva de muchos males.

Por eso, creo justo y necesario resaltar el impresionante poder “curativo” que tiene una caipiriña tomada con amigos acá en Brasil o donde sea que nos las quieran servir.

Con el primer sorbo de una caipi de esta especie, la magia comienza; se resaltan los sentidos; los hombros descienden al nivel de la felicidad, la memoria se aviva y el alma se suelta.

Las caipis compartidas ayudan a ablandar la vida; a resolver lo que no tiene solución; a sanar un corazón partido y a entender el sin sentido de muchas de las cosas de esta vida.

Pero creo que lo más lindo de estas caipis curativas, es lo que sin querer generan: por su causa se arman grupos de amigos; se escuchan confesiones inéditas; se deciden amores; se componen relaciones y, por supuesto, generan el compromiso, o más bien la excusa, de juntarse una vez más.

Así, junte tras junte, caipi after caipi, se generan relaciones entrañables; se suavizan estresses; se arman negocios; se aceptan realidades; se encuentra el sentido de la propia vida y se vive mejor.

Una caipiriña compartida a tiempo ahuyenta la terapia y, por lo tanto, ayuda a la economía familiar.

Brindo por muchas más caipiriñas con amigos acá en Brasil o donde sea que el viento nos quiera llevar. Cheers!

FullSizeRender

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s