Nada que ver con nada

Nada que ver con mudanzas, todo que ver con la vida.

A que punto hemos llegado que nos preocupa más que se nos caiga y rompa el celular, que los anteojos.

¿Somos conscientes de que sin los lentes no leemos un pomo lo que sale en la pantallita de celular?.

En realidad me lo digo a mi misma que en estos días he salvado el celular de caídas más de una vez y dejé caer mis lentes estrepitosamente en un millón de oportunidades.

Re-ubicar las cosas en su lugar, por grado de importancia y relevancia en nuestras vidas, es una tarea a la que deberíamos dedicarnos más seguido.

No le quitaré a la tecnología el valor inconmensurable que ella tiene, máxime yo que vivo a mares de distancia de mi gente y que gracias a ella me siento más cerca de todos y recuperé afectos que la lejanía me había quitado de la vista, aunque no del cuore.

De ahí que sea fan absoluta de estos medios de comunicación; pero insisto, sin lentes no logro leer lo que la tecnología me trae; sin ellos no veo a los míos en sus fotos; sin verdaderos afectos no logro nutrir mis redes; si mucho venero la tech, poco vivo en el mundo real; si no abro bien los ojos no me daré cuenta que todo lo que brilla on-line no siempre es oro, puede ser enchapado.

En resumidas cuentas: al ir bajando las escaleras, hay que sujetar con la misma fuerza los lentes y el teléfono y no olvidar que por separado, los lentes son más útiles que el celular.

FullSizeRender cópia 3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s