Algunas cosas ayudan

Ayudan rutinas transitorias que nos den algo de seguridad en lo nuevo. Comprar el café siempre en el mismo lugar, ayuda.

Ayuda salir a dar la vuelta al perro, aún cuando no tengamos perro; es una de las mejores maneras de descubrir lo qué hay y lo que falta.

Ayuda sonreírle a los vecinos, lo que aplica también para los padres de los compañeritos de nuestros hijos; nunca se sabe cuándo podremos necesitar que nos digan cómo sacar la basura o donde comprar los lápices de colores.

Ayuda agarrar el auto y perderse, siempre con la dirección de casa guardada en el GPS. Es perdiéndose que una se encuentra y encuentra las cosas más simples, menos necesarias y las imprescindibles.

Ayuda recorrer de pe a pa el supermercado que más nos gusta, si se hace con infusión en mano tanto mejor; es una buena técnica de entender con lo que contamos y lo que tendremos que traer en el próximo viaje a casa.

Ayuda localizar pediatra, clínica y hospital más cercano. Nunca pasa nada, pero es fijo que si no sabemos donde ir, la fiebre más fuerte aparece en el día menos pensado y nos agarra en curva.

Con seguridad ayuda no tener miedo; perder la vergüenza; sacar la cara de palo a relucir y entender que dentro de no tanto, nos estaremos riendo de nuestros avatares iniciales y ese día no podremos creer como todo terminó acomodándose tan rápido.

Mientras tanto, disfrutemos de esta locura que, estoy segura, está sucediendo por algo.

21272416_1328076270653988_3030578233909519373_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s