Tanto para aprender …

Porque será que nos cuesta tanto ver el vaso medio lleno e insistimos en verlo casi siempre vacío?

No hay nada menos atractivo en una persona que la negatividad que pueda llegar a destilar; nada menos atrayente que los quejidos y los llantos sin sentido; nada mas feo que el malhumor y nada menos soportable que la disconformidad constante.

Todos cargamos nuestras cruces, pero a veces aquellos que son dueños de las cruces mas pesadas son los que más luz irradian y los que más nos enseñan. Es que ellos ya sufrieron lo insufrible; vivieron lo inimaginable; vieron sus vidas desestabilizadas; conocieron el despedazar del alma; aguantaron los ojos abiertos aun cuando lo único que deseaban era cerrarlos para siempre y aun así se volvieron a parar; volvieron a respirar, se reinventaron y regresaron a vivir. Para ellos no habrá nada peor que lo ya vivido y por lo tanto su vaso, aun con poca agua, siempre estará casi lleno.

Tanto que aprender de ellos; grandes maestros. Con ellos aprendemos a darle el valor justo a las cosas de la vida; a sonreír por las cosas mas simples y a disminuir la preocupación por lo que no es tan serio; a afrontar lo que parece imposible y agradecer por cada respiro que damos, pero sobretodo de ellos aprendemos a no quejarnos de llenos.

VASO DE AGUA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s