Poquito a poco, pasito a paso

Cuantas veces en los últimos meses encaré para el colegio con dolor de panza. Son muchas las mañanas en las que las ganas de ir al cole escasean por estos lados.

Me repito hasta el hartazgo que es un día a la vez. Un día se sienten en la cima del mundo y nosotros reventamos de felicidad y otro día son un manojo de penas y nuestro corazón se estruja de dolor.

Son un millón y medio las veces que reitero frases hechas para conseguir arrancarlas de casa y depositarlas en sus nuevas aulas y, si logro mi cometido, me subo al auto pidiendo por favor que nadie las moleste, nadie se ría de ellas, encuentren un alma amiga y la maestra entienda que todavía falta un poco más para que estos pedacitos de carne vuelvan a arrancar.

Así sigo el día, con la garganta cerrada y el corazón esperanzado de que el de hoy será uno mejor. La barriga, los nervios y las ansias empiezan a incomodar cuando llega la hora de irlas a buscar y hacia allá me dirijo, con el cuerpo molido, el espíritu apaleado, las ganas desaparecidas y la mayor sonrisa que solo Dios sabe de donde saco, para que al salir de clases sean mis dientes los primeros que vean y, si fue un buen día, me muestren los suyos de la misma manera o corran hacia mi para calmar la pena que el día les supo regalar.

Poquito a poco, pasito a paso, algún día pasará.LAS TRES.jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s