Volver

Volver a los lugares que alguna vez nos albergaron; donde tuvimos nuestra casa por un rato; donde aún hay amigos; donde aprendimos mucho; donde fuimos felices y a veces no tanto; donde nacieron nuestros hijos; donde nos casamos; donde tuvimos el mejor trabajo; donde hay olores que nos transportan; donde hay risas para rato … regresar a cada uno de esos sitios devuelve vida, pasado.

No importa si fue uno o fueron varios, quienes vivimos en el destierro siempre tenemos uno en el que, como mínimo, toco reinventarnos.

Volviendo ponemos el corazón a otro paso, a andar desbocado, porque son sitios que nos devuelven nuestro yo reinventado, armado adrede para ese lugar que nos costó tanto.

Visitar ayuda a entender y a perdonarnos por no haberlos aprovechado antes y por habernos resistido tanto.

Regresar nos hace comprender que cada uno de esos sitios nos dejó el corazón marcado, nos prestó cosas propias y se quedo con algunas nuestras a cambio.

El viaje al pasado nos enseña que en cada uno de esos rincones estuvimos en el momento exacto, porque de ahí éramos cuando llegamos y dejamos de serlo cuando toco mudarnos.

En un año intenso hice galopar al corazón desenfrenado y exponiendo abiertamente el alma decidí visitar tres hermosos pasados. Transite lugares conocidos y provoque encuentros con almas amigas que extrañaba tanto.

Lloré en cada vuelo, despegue y aterrizaje. Me emocioné con cada par de ojos que me abrazaron.

Con este viaje a mis “yos” anteriores recordé que lo importante en esta vida no es todo lo que reluce, brilla y encandila o todo aquello que hace parecer, solo parecer, algo exótica esta particular vida; sino mas bien el saber que tenemos el alma repartida entre corazones amigos y tierras vividas que siempre estarán esperando nuestra próxima visita.

Gracias infinitas a los que nunca olvidan, porque vivir en sus memorias es parte esencial de nuestras vidas. Gracias eternas para quienes entiende que hay amor en demasía, porque tenemos el corazón estirado para llevarlos a todos dentro para toda la vida. Gratitud para aquellos que nos aman a pesar de la distancia y lo particular de nuestras vidas.

Volví, me animé, no me resistí, entendí, me amigué, reviví, fui genuinamente feliz.

Volvé, animate, no te resistas, ayuda a entender, a amigarse, a revivir y a hacerte más feliz la vida.

volver

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s